En la vida diaria actuamos de acuerdo a marcos de conocimientos que han condicionado nuestras formas de relacionarnos en nuestro entorno social. Ahora,  ¿nos hemos preguntado de dónde surgieron y quiénes los crearon? Por ejemplo, ¿sabemos por qué usamos el color rojo como una señal de alto o por qué aplaudimos para elogiar? Detrás de cada detalle cotidiano hay un complejo proceso de observación, experimentación y pensamiento crítico que permiten construir el conocimiento que hace girar nuestro mundo.

Aunque algunas de las estructuras bajo las cuales vivimos se presentan como obviedades irrefutables, como que el conocimiento solo le pertenece a unos cuantos sabios que pertenecen a un exclusivo, en Mente Abierta Comunicaciones creemos que todos somos partícipes de la construcción del conocimiento y que todos sabemos algo como resultado de las interacciones diarias con nuestro entorno. ¡Sí! Todos tenemos algo en común con los grandes genios de nuestra historia: poseemos la capacidad de asombro, de preguntar, observar, aprender e imaginar, es decir, la fórmula para construir conocimiento.

El conocimiento es una imagen finita de una complejidad y, al mismo tiempo, está sujeto a una constante evolución, y ello se debe, en parte, a que es transferible: se aprende, se vende y se adquiere. Hoy, ante el auge y la evolución de las tecnologías, podemos lograr que más personas y comunidades se apropien del conocimiento gracias a la transmisión de información y de mensajes interactivos en la red, lo que a su vez  nos reta a valernos de estrategias de la educomunicación para no incurrir en el riesgo de mediatizar el conocimiento y reforzar estereotipos que limitan la capacidad de aprendizaje.

La apropiación del conocimiento, así como en la producción del mismo, es un proceso que requiere de la imaginación para preguntarnos, para explorar jugando y llevar nuestra mente a pensar más allá de lo conocido. Un ejemplo claro es el conocimiento artístico que involucra espacios pedagógicos no formales y colaborativos que permiten crear nuevas apariencias y posibilidades a través de la conceptualización y materialización de ideas en formas, colores, texturas, sonidos y movimientos. Con el arte, adquirimos conocimientos para romper con la obviedad de la verdad, como punto de partida para crear otras posibilidades.

En nuestro propio viaje por entender cómo se genera la construcción del conocimiento, nos acercamos a dos organizaciones y a una experta en construcción participativa de medios comunitarios, que se han enfocado en la apropiación del conocimiento en Medellín: La Universidad de los Niños de EAFIT  y el Parque Explora, quienes han diseñado y ejecutado estrategias para la divulgación de la ciencia vinculadas a las dinámicas y poblaciones de la ciudad desde la participación, así como Rubyselen Ortiz Sánchez, periodista y especialista en pleneación y gestión.

Tres aliados que se han unido al equipo de Mente Abierta Comunicaciones para llevar a cabo el webinar Conocimiento a la calle: Todos sabemos algo, ¿qué? Un espacio para hablar del conocimiento. Este jueves 27 julio a las 7:00 p.m.  nos reuniremos para preguntarnos y explorar en conjunto la fuente de aquello que nos hacer mover por el mundo, de conversar cómo emprender procesos de construcción y apropiación del conocimiento que inciten a la participación crítica y reflexiva, así como los procesos de aprendizajes colaborativos.

Leave a Comment